Un gran porcentaje de pisos suspenden en eficiencia energética


  • Un 85% de los inmueble tienen categoría D o E

Desde que el pasado 1 de Junio entrara en vigor la etiqueta energética, es necesario que todos los pisos y casas que se quieran alquilar o vender cuenten con esta etiqueta que valora la eficiencia energética de la construcción. Este sistema es similar al que hace ya tiempo viene incorporado a los electrodomésticos: una calificación entre la A y la G, en el cual la primera es la mejor puntuación e iría descendiendo hasta llegar a G, la más baja en la escala.

Estas etiquetas varían según la construcción y características del piso, la orientación que este tenga, los electrodomésticos que tengamos conectados a la red, así como la potencia de calefacción y aire acondicionado. Y los primeros estudios arrojan un dato incontestable: apenas un 5% de los inmuebles inspeccionados consiguen la nota A,B o C, las únicas que se consideran como aprobado.

Tras más de 4 meses realizándose esta clasificación, la nota media que consiguen las casas españolas es E con casi un 55%, seguida de E con casi un 30%. Así se puede destacar que las viviendas españolas tienen una clara ineficiencia energética. Algo que se espera encauzar mediante las sugerencia de mejora que estos informes incluyen. En ellos se informa al propietario que medidas podría tomar para que la calificación de su vivienda mejorara.

Recordamos que esta ley prevee sanciones para todos aquellos propietarios que intenten alquilar o vender su casa sin contar con este certificado energético. Si aún no cuentas con él puedes ponerte en contacto con Grupo Azán.