5 razones para realizar un curso de formación


  • Una herramienta para conseguir que las “cosas sucedan”

Sin entrar a valorar las circunstancias económicas que rodean a cada época, lo que sí está claro es que el movimiento se demuestra andando. Esto se traduce en que la mejor manera para conseguir cambiar es ser proactivo. Esto no significa tomar la iniciativa simplemente, es ser responsable de nuestra propia vida.

  1. Prepararse para ser mejor competidor: hay algunos expertos que apuntan que en épocas de crisis solo los fuertes salen adelante. Y esta fortaleza se puede conseguir a través de la formación. Ese concepto tantas veces escuchado de aumentar la empleabilidad de las personas y, lo más importante, hacerlo con respecto a las personas con las que competimos.
  2. Mejorar y ampliar el currículum: si alguna vez te has planteado aumentar tus competencias, aprender idiomas, cambiar de oficio o incluso especializarte, esta es tu mejor herramienta. Además gracias a estos cursos podrás rellena huecos de tu currículum que podrás rellenar o ir mejorando.
  3. Puedes realizar los cursos totalmente gratis: si eres trabajador/a por cuenta ajena, Grupo Azán te da la posibilidad de realizar los cursos de manera totalmente gratuita. Además también nos encargamos de las gestiones necesarias con la Fundación Tripartita para que la tesorería de la Seguridad Social realice la bonificación. Así, tanto a empleado como a empresario le sale totalmente gratuito.
  4. Tómate la formación como una inversión: la gran mayoría de puestos de trabajo tienen unos requisitos que no solo se centran en la experiencia, también en la formación con la que ese trabajador cuenta. Así que la próxima vez sopesa las puertas que esos cursos serán capaces de abrirte al futuro.
  5. Renovarse o quedarse atrás: independientemente del contexto socio-económico en el que nos encontremos la formación se ha convertido en una necesidad permanente tanto para trabajadores como parados. Al contrario de lo que por regla general se piensa, la formación queda obsoleta en apenas 2 o 3 años, así que si se quiere ser competitivo en el mercado laboral hay que prestar una especial atención a no quedarse desfasado.